Problemas de Impotencia

...más sobre Problemas de Impotencia.

 

La impotencia sexual es un problema que afecta a un número elevado de hombres en todo el mundo y que interfiere directamente a sus vidas tanto sexuales como puramente de pareja y amor. Los problemas de impotencia son un tema tabú en la sociedad actual ya que los hombres lo ven como una reducción de su masculinidad y rara vez aceptan en público sufrir problemas de impotencia por  miedo a comentarios desagradables o humillantes para algunos de los  hombres que la sufren.

 

¿Qué son los problemas de impotencia?


Hablamos que un hombre tiene problemas de impotencia cuando no consigue mantener una erección suficiente tiempo para poder penetrar y mantener una relación sexual con su pareja a modo normal, y el problema se perlonga por más de tres meses. Si en este periodo de tiempo se ha sucedido la situación sin éxito en la relación sexual es cuando debemos pensar en posibilidad de algún tipo de problema de impotencia.

No se considera problema de impotencia un caso aislado en el que no se puedo mantener una relación sexual normal por falta de una erección duradera ya que esta puede estar sujeta a muchos condicionantes físicos y psicológicos. Para considerar la posibilidad de tener problemas de impotencia se debe repetir la imposibilidad de realizar el acto sexual con normalidad, durante un tiempo razonable, manteniendo el miembro masculino erecto de tal forma que permita la penetración en la pareja.

 

¿Es lo mismo problemas de impotencia que problemas de erección?


Sí, cuando se habla de problemas de impotencia es lo mismo que cuando se habla de problemas de erección. La erección es el endurecimiento de las partes sexuales y en estos casos hace referencia a la erección necesaria que debe asumir el pene para poder mantener relaciones sexuales con penetración. Lo que si los podemos diferenciar de los problemas de erección esporádicos, conocidos comúnmente como gatillazo.

 

Síntomas de los problemas de impotencia:


Los síntomas son claros y sencillos de detectar, pero en muchas ocasiones se confunden casos aislados con problemas de erección reales. El síntoma principal es la imposibilidad de mantener una erección, o en los peores de casos la imposibilidad siquiera de llegar al estado de erección en ningún momento durante la relación sexual. Pero como hemos comentado antes esta situación debe darse de una forma continua y durante tres meses para poder considerar posibles problemas de erección.

Si los problemas de erección solo suceden en algunas relaciones sexuales, y en estas existen distintos factores de actuación o más sencillamente dicho, si con distintas personas el resultado de la erección varía es muy posible que no se trate de problemas de erección sino de aspectos puramente emocionales que influyen en alguno de los casos por motivos muy variables.

 

¿Causas de los problemas de impotencia?


Las causas de los problemas de impotencia son muy abiertas y en cada caso pueden ser distintas, no obstante hay patrones o problemas más comunes que afectan a la gran mayoría de los hombres que se preocupan por sus problemas de impotencia. En algunos casos los problemas de impotencia vienen dados por problemas físicos, en los que el agotamiento del trabajo o acciones físicas de cualquier tipo (deporte u otros) impide al cuerpo del hombre mantener una erección potente para penetrar y mantener una relación sexual placentera durante un tiempo medio. En otros los factores son puramente psicológicos y en cada caso hay que entrar a pararse porque puede estar sucediendo este problema de impotencia.

Problemas de impotencia físicos.

Existen hombres que tienen trabajos físicamente muy duros en los que la condición física es constante durante toda la jornada laboral. Por otra banda hay jornadas laborales muy largas en las que el cuerpo recibe un gasto de energía extremo que deja sin reservas energéticas a estos hombres para conseguir la vigorosidad necesaria en una erección capaz de mantener una relación sexual normal.

Algunos deportes son también de alta necesidad energética por lo que las personas que practican algún deporte en intensidades muy altas pueden verse afectados por la falta de energía a la hora de mantener relaciones sexuales durante un tiempo normal con una erección capaz de continuar con la penetración.

Por otra banda existen casos en los que algún accidente o enfermedad afecta psíquica y directamente a esas zonas y por lo tanto imposibilitan la facultad de mantener una erección de una manera natural y orgánica.

Por último la edad puede suponer un factor físico que también puede producir estos problemas de impotencia ya que en algunos casos la edad afecta directamente a funciones necesarias para lograr una erección vigorosa que permita la penetración en las relaciones sexuales.

Problemas de impotencia psíquicos.

Los problemas de impotencia psíquicos son muy comunes entre los hombres y los factores son muy variables de unos casos a otros. El estrés es uno de los factores que genera problemas de impotencia psíquicos dado el alto ritmo de vida en las sociedades occidentales modernas. Los ritmos de vida generan este estrés que genera problemas de impotencia. Problemas o discusiones en el trabajo, pocas horas de ocio personal, mantenimiento de los niños sin tiempo para ellos, viajes de negocio con timings muy ajustados, discusiones de pareja…son tantos los casos que pueden darse en cada persona que no podemos enumerarlos todos.

Los problemas de impotencia psicológicos afectan a un elevado número de personas que sufren sin poder mantener relaciones sexuales completas por falta de erección. Muchos médicos expertos en sexología comparten la afirmación que dice que el “arma” más importante en el sexo es la mente. Un mal estado emocional puede crearte un malestar interno inapreciable a simple vista pero que evite tu erección en los momentos necesarios, entrando en una espiral de problemas de impotencia de necesario tratamiento.